CRONICA DA SALVAXE TENRURA

Presentación Poesía Salvaxe 2013 from Susete70 on Vimeo.

VI Edición da Poesía Salvaxe.


Presentación Poesía Salvaxe 2013 from Susete70 on Vimeo.

Comeza o programa da Semana da Poesía Salvaxe cun berro contra a usura

REDACCIÓN FERROL | Actualizado 24 Abril 2013 - 01:50 h.
karlotti e ferrández, nos terreos da antiga fábrica de lápices j. meis
karlotti e ferrández, nos terreos da antiga fábrica de lápices j. meis

Recollendo a testemuña do gran poeta norteamericano Ezra Pound, chega a VI edición da Semana da Poesía Salvaxe de Ferrol como un berro contra a usura. “Os poetas contra a usura, que é o cancro do mundo, a servidume do diñeiro. A usura é pecado contra natura”, así comeza a súa declaración de principios que hoxe van ler na xornada inaugural dun programa intenso.
Será na praza de Armas a partir das 18.30 horas e xunto cos dous promotores da cita, os escritores Karlotti e Guillermo Ferrández, estarán Marcos Lorenzo e Víctor M. Díez. A continuación intervirá o novo Comando Ártabro da Palabra Encarnada, colectivo formado por escritores e animadores culturais ferroláns entre os que están Ricardo Ledo, Pablo Portero ou Juana Corsina.




































CRONICA de Pablo Portero, fue saliendo en el DIARIO DE FERROL.

VI SEMANA DE POESIA SALVAXE / Día uno

 

 

  Hacia lo salvaje, porque la poesía está en una plaza y en un banco del parque, la VI Semana de Poesía Salvaxe de Ferrol echó a andar con el apoyo nulo del Concello y con más programación que nunca, con más valentía, con más poetas, con más localizaciones y, por supuesto, con más versos, en el metafórico espacio de la escalinata que da acceso al mismísimo ayuntamiento. Los responsables, desde su inicio, de semejante evento cultural, referente a nivel estatal y más allá de nuestros horizontes, Guillermo Ferrández y Karlotti, dieron buena cuenta de esos primeros versos de apertura, intercambiando estos primeros momentos de luz con un poeta repetidor, Víctor Díez que junto a otros nombres hicieron suyo por un momento el Grándola de Zeca Afonso, la denuncia y el verso y el verso como denuncia. El local Comando Ártabro tomó el relevo como un grupo heretogéneo de poetas entre los que se encontraban más nombres, como el de Juana Corsina y donde uno hizo lo que pudo, no sé si poco o mucho, y Los Pacos pusieron la guinda al pastel de la tarde para dar paso a otro espacio, un interior nocturno, en el mítico Cazadores, empatando versos con alcoholes, viviendo la poesía en vivo y en directo, como si se tratase de un concierto, para abrir una semana llena de versos.




VI SEMANA DE POESIA SALVAXE / 25 de Abril

 

 

  La segunda jornada de esta sexta semana de Poesía Salvaxe comenzó marcada por los rigores de una fecha tan especial como emocionante, una fecha que no sólo nos recuerda que sí se puede sino que también nos recuerda que la revolución empieza por uno mismo y que en lo básico, en lo fundamental, todos los seres humanos somos iguales, con sueños y necesidades semejantes. Antes de que el clamor popular llegase al Concello y al Congreso los versos ya estaban fluyendo en el siempre inspirador espacio del Mercado de la Magdalena, donde Karlotti, Manolo Bacalhao, Víctor Díez y dos repetidoras de lujo, María Lado y Lucía Aldao, pusieron los versos y la música, el Grándola y la emoción para comenzar con una jornada muy especial que continuaría por las calles de Ferroliño con versos saliendo por las bocas, con oídos para recogerlos y ojos para ver lo que empezaba a ser una jornada para recordar. Ya por la tarde, en la Biblioteca Municipal, los presentes pudieron disfrutar del recital de Alba González, otro de los platos fuertes de esta semana, antes de las intervenciones poéticas en dos de los barrios kosovares de la ciudad, Esteiro y Ferrol Vello, que sintonizarían con el épico momento de la toma del Concello por sus verdaderos dueños, los ciudadanos, el pueblo, ante la fuga y escape de los responsables municipales, demostrando no sólo que sí se puede, sino que además tienen miedo. Lo comprendo, porque en su pellejo yo también tendría miedo. Mientras casi todos los medios de comunicación intentaban silenciar a la marea de personas que se amontonaban a los pies del Congreso y mientras los soldaditos recogían en sus furgos  psicodélicos rifles que lo mismo valen para lanzar botes de humo como pelotas de goma, en una jornada donde se volvían a superar todos los récords de desempleo, en uno de los locales más curiosos y familiares que tenemos, El Cafelito de Gloria, se celebraba el 25 de abril con el puño en alto, el verso en los labios y los claveles encarnados para completar más tarde una noche especial para una jornada especial, en la sala Súper 8, sin abandonar la zona de Amboage, donde The Big Lebowskis cerraron la programación de la segunda jornada de versos en nuestro querido ferroliño.




VI SEMANA DE POESIA SALVAXE // EL TERCER DÍA

 

Una vez superado el ecuador del evento la poesía, el verso, el día después, la lluvia y el viento se pusieron al fin de acuerdo. Recuperándonos de la noche anterior caminamos hacia el mercado de las casas baratas con gesto despreocupado y ritmo pausado. Como hacía casi un año que no veía a Tiago me encantó comprobar que seguíamos con vida él y yo, los dos, y que podíamos seguir soltando versos y caminando sin mayor preocupación que el viento contra el chapeu del lisboeta. En Recimil esperaban los Karlotti, Díez y demás familia, los jóvenes y los viejos, y nada más llegar al mercado comprobamos que un año más la gente de los puestos de flores y pescados, los de la taberna y los vecinos de la zona estaban encantados. Abrieron la jornada los Estevos, los que repiten por buenos y los que acaban de llegar de Boiro y de no sé dónde. Al mediodía nadie era ya forastero y Karlotti se acercaba a la mesa en la que estábamos comiendo y me decía: ¿Lo has visto? Y yo le decía, sí, sí que lo he visto. ¿A que es estupendo? Claro que lo es, Karlotti, por supuesto. En el Ateneo pudimos disfrutar de un  poco de Keaton y un poco de Chaplin y de todo eso que se dice sin palabras y que también es poesía de la grande. Por si no éramos pocos al mediodía luego llegaron los refuerzos de Olalla Cociña y Marcos Lorenzo y en la Plaza de Armas la simbiosis dio sus frutos y la música acompañó con mucho acierto los versos que salían golpe a golpe de gargantas más o menos instruídas en el arte de ver el norte y la isla en el horizonte. Contagiados todos por esto nos fuimos todos, los de Compostela, Portugal, Fisterra, Alemania y alrededores a poner fin a una jornada sobrada a Carteles, como si todavía estuviese Juan allí poniendo copas con mi hermana, como si fuese toda una vida una semana, como si uno fuese capaz de escribir a golpes, a besos, a miradas, como si el corazón fuese como la nevera de un bar, que da calor y suena hasta que para. Y así, al final de otra jornada, todos teníamos el corazón en un puño, la palabra encarnada, y una mirada que sí era de este mundo. El tercer día no pensábamos en esto, pero a la noche algunos pensamos que esto acabaría mañana, pero nos callamos la boca, suspiramos un poco y dijimos otra vez hasta mañana.



Poesía salvaxe // EPILOGO

 

  Cuando algo se acaba hay algo nuevo que aparece. En estos días en los que no me puedo estar quieto, en estos días en los que sólo puedo escribir versos a toda prisa he vivido rodeado de un montón de poemas.

  Recuperándonos de la noche anterior y de sus consecuencias nos encontramos en la caverna del pub Cazadores a la hora del vermú para ver y escuchar a Javier Semprún, cubierto de niebla y haciendo vibrar al respetable con un mantra, un vaso y una botella de vino, mirada en el infinito y rostro de Pasolini y pintas de cine. Por allí pasaron luego Xiana Arias y Olalla, con sus dulces palabras, bien escogidas, bien arrugadas, maravillosamente soltadas, los Díez, los unos y los otros. Tras una de esas comidas que suenan a despedida aunque no lo digan nos desplazamos al Ateneo a seguir con el verso colgado de los labios y preparándonos para la noche en El Cafelito de Gloria, con Ramón Blanco y Pablo Sax, en el Manchita Cosa, otro templo de los nuestros, con Sin Red, que como decía Víctor, para los que no saben inglés, es algo así como Pecado Rojo, o Rojo Pecado, que suena más jevi e intencionado, y para acabar la nuit en Carteles, subiendo un par de calles. Ya ven que no me salen palabras con otro ritmo, ya ven que no se puede contener esto que hago, que me sacrifico, que me esmero y que casi siempre improviso, porque lo he preparado, y si algo he aprendido en estos días de salvajismo en las calles, en las plazas y en los bares es que las alegrías compartidas, como los desgracias y los males, sientan mejor al individuo y que esta semana de poesía salvaxe ha sido, para mi gusto, no sé si la mejor pero sí de las mejores. Como no nos daban las manos para apuntar todos los mails y teléfonos, para despedirnos de unas y de otros y para darnos abrazos y besos nos quedamos con lo puesto, que no es poco, con la brisa en la frente, los ojos rojos y el corazón latiendo.

 

                                                                                                                                                    PABLO PORTERO

 

 

 carta a contrapelo de Eduardo Fernandez Gijon


DEL DILUVIO UNIVERSAL Y DE LOS GIGANTES

Los autores de la humanidad gentil debieron de ser hombres de las razas que muy pronto de Cam, algo después de Jafet, y finalmente de Sem, poco a poco unos tras otros renunciaron a la verdadera religión de su padre común Noé, la cual era la única que en el estado de las familias podía mantenerles en sociedad humana mediante la sociedad de los matrimonios, y por tanto de esas familias mismas. Y por eso debieron disolverse los matrimonios y disperasrse las familias con los concúbitos inestables; y, con un errar salvaje, vagando por la gran selva de la tierra /…/ para guardarse de las fieras, de las que la gran selva debía abundar, y para seguir a las mujeres, que en tal estado debían ser salvajes, retraídas y esquivas, y así dispersados para encontrar comida y agua, y las madres abandonando a sus hijos, éstos debieron crecer poco a poco sin oir voz humana ni aprender ninguna costumbre humana, lo que les condujo a un estado completamente bestial y salvaje. En el que las madres, como bestias, debieron amamantar a sus hijos y después dejarlos desnudos revolcarse en sus propias heces, que con las sales nítricas abonan sobremanera los campos; y esforzándose por entrar en la gran selva, que por el frío del diluvio debía de ser tupidísima, por cuyos esfuerzos debían dilatar unos músculos para tensar otros, por lo que las sales nítricas se insinuaban más en sus cuerpos;  y viviendo sin ningún temor a dioses, padres o maestros, que modera al más rijoso en la edad juvenil, debieron desarrollar desmesuradamente sus carnes y huesos, y crecer vigorosamente robustos, y así llegaron a ser gigantes. Ésta es la educación salvaje /…/ De estos gigantes todavía se encuentran enormes cráneos y huesos de un tamaño descomunal. Después del diluvio, la tierra se pobló de estos gigantes.

Giambattistta Vico, Scienza nuova (1744)                                                                                                                             


BICOS SALVAXES


MI VIDA CON POETAS, de Adolfo Garcia Ortega

25 de abril
Paso un par de días en un hotel de Ferrol, pensando historias. He venido hasta aquí invitado por el poeta Juan Carlos Valle, a quien el siglo conoce como Carloti. Carloti es amigo desde hace más de treinta años, pero en realidad es Verlaine, o se le parece. Su poesía y su discurso, inconfundibles y confundibles, son siempre contra los imbéciles y a favor de una idea hermosa y libertaria de la vida. Poesía salvaje, natural. Y así es como se llaman en gallego, Poesía Salvaxe, unos encuentros que lleva seis años montando en Ferrol junto con el escritor Guillermo Fernández, en los que la poesía ocupa espacios públicos, mercados, bares, plazas, encrucijadas, lugares en donde la palabra lo llena todo a golpe de altavoz y revienta de ideología y belleza lo establecido. Carloti es un poeta contra el poder, exista o no exista ya ese poder. Un poeta que ama abril porque abril suena a Eliot, a Portugal, a revolución, a República y a lluvia de primavera. Pero yo, en el hotel El Suizo de Ferrol, pienso historias y descubro que la poesía es fugaz y esquiva. Algunos poetas, a la larga, la abandonan. Otros, como Carloti, no.


Versos salvajes contra la mediocridad del poder

de LORENA BUSTSBAD, en EL PAIS


La poesía como vacuna contra la mediocridad. Sin ayudas públicas, con un presupuesto exiguo y con la voluntad de salir a la calle a gritar contra ese “cáncer del mundo que es la servidumbre económica”, un colectivo poético ha logrado sacar adelante la sexta edición de la Semana da Poesía Salvaxe de Ferrol, del 24 al 27 de abril.

La filosofía de este proyecto, que llaman “A palabra encarnada”, pasa por transformar cualquier espacio público en un improvisado teatro para declamar versos propios y ajenos que agiten conciencias y empujen la cultura fuera de sus reductos tradicionales para colocarla a pie de calle a golpe de sílabas poéticas. La poética desbocada arrancó esta tarde en la plaza de Armas de Ferrol con un manifiesto transgresor leído a cuatro voces. “Somos poetas contra la usura y la mezquindad del poder”, proclamó Guillermo Ferrández, uno de los promotores. Desde las mismas escaleras en las que terminan todas las manifestaciones, hoy se leyó una proclama bien distinta al discurso político y sindical que suele inundar de reclamaciones esta plaza frente al consistorio ferrolano. “Es el mundo al revés donde los lobos son los buenos y todos tenemos jaulas discretas que apenas se notan”, continuó Víctor M. Díez. Esta iniciativa poética revolucionaria nació en 2008 bajo el paraguas de la concejalía de Cultura que entonces dirigía Izquierda Unida durante el gobierno bipartito que los unió brevemente al PSdeG en Ferrol. El pacto se rompió pero la semana poética siguió adelante cada vez con menos recursos e idéntico empeño.

Este año, el ayuntamiento -que gobierna el PP con mayoría absoluta- les ha cerrado por completo el grifo de la financiación pero no ha secado sus ganas de salir a la calle a gritar “contra la tiranía a la que llaman democracia”. “Ayudas públicas: cero. Ni un euro”, resume Juan Carlos Valle, 'Karlotti'. Lejos de resignarse, han tirado de la asociación Fuco Buxán, colectas vecinales y de 'crowdfounding' -un sistema de microfinanciación a través de la red- para reunir los 6.800 euros que les hacían falta para sacar adelante su semana poética con la ayuda de varios hosteleros locales que les ceden espacios y les rebajan las tarifas. En la primera edición contaban con 16.000 euros de las arcas públicas. Participan casi una treintena de poetisas y poetas como María Ledo, Lucía Aldao, Javier Semprún o Ramiro Vidal de forma individual o agrupados en colectivos como el Comando Ártabro, Sin Red, La ventanita o The Big Lebowskis (Thiago Gomes y Francisco Rebelo). “La poesía pretende cumplir la tarea de que este mundo no sea sólo habitable para los imbéciles”, reza el manifiesto poético de esta sexta edición, que se empuja en estas palabras del argentino Aldo Pellegrini.

El jueves, los poetas salvajes pasearán sus versos entre pescados y hortalizas por el mercado municipal de A Magdalena, la biblioteca de la plaza de España y los barrios de Canido y Ferrol Vello. El viernes, por Recimil y la plaza de Armas, para acabar el sábado 27 en el Ateneo cultural después de un vermú poético en 'Cazadores' con fiesta final en el pub 'Carteles' hasta la medianoche. Los versos salvajes se mezclarán con otros escogidos entre los grandes poetas en otros bares y pubs de la ciudad como el 'Super 8', 'Manchita Cosa'y el 'Cafelito de Gloria'. “Nos quitan el dinero y el pan de la boca pero no dejaremos que nos contagien el desánimo”, resume Karlotti. “La poesía es nuestro modo de llamar al mundo”. Sorprendidos por estas proclamas, algunos viandantes se detienen. Unos aplauden, otros siguen.

 





CUATRO CALAS EN LA EXPRESIÓN POÉTICA SALVAJE I


  Este pasado abril y aquí, el mes más cruel atemperó un poco su insidiosa dejadez ferrolana para sacudir la ciudad departamental: llegaron los poetas. De la mano de Guillermo Ferrández y Karlotti, se repitió por sexta vez el desembarco de la palabra más viva, más rebelde, civil y variopinta. Ahí van cuatro impresiones. Hubo (siempre hay) mucho más, pero sólo cuento lo que pude ver y oír.


Miércoles, 24
  
   Quedé con Tere Leira a las 23:30 en Cazadores (Madalena, 144). Más puntual que yo, estaba entrevistando a Guillermo cuando llegué. Creo que lo había ido a ver a la Plaza de Armas, a la proclamación oficial  de esta VI Semana.
   Entre los poetas del día (mejor dicho: de la noche), yo destacaría a Karlotti, klaro; a Sechu Sende, poeta muy personal, como todos; y a Víctor, leonés recurrente que practica una poesía, más que física, fisiológica, en la que, además de la voz, el cuerpo y sus gestos y golpes son protagonistas. El broche de oro (¿me estaré poniendo poético? ¿o irónico / kitsch?) lo puso el fabuloso Manolo Bacalhao, que cantó con su sola guitarra unas maravillosas canciones portuguesas. Además dela Grândola, que Guillermo solicitó como era natural nada más dar las doce, a mí (y a Tere) nos entusiasmó Vida de marinheiro, una canción popular alentejana que suele titularse
 Vou-me embora vou partir

Vou-me embora, vou partir mas tenho esperança
de correr o mundo inteiro, quero ir
quero ver e conhecer rosa branca
e a vida do marinheiro sem dormir


E a vida do marinheiro branca flor
que anda lutando no mar com talento
adeus adeus minha mãe, meu amor
eu hei-de ir hei-de voltar com o tempo

Emilio S. (Continuará)

Vídeo de YouTube





CUATRO CALAS EN LA EXPRESIÓN POÉTICA SALVAJE II

Aquí segue Emilio coa súa crónica da VI Semana de Poesía Salvaxe de Ferrol, onde quedara, hai algunhas entradas:

Xoves, 25
 
   No aniversario da Revolução dos Cravos, liei a Antía para ir ao Cafelito de Gloria (Sol, 199), á celebración do 25 de Abril coas cancións do Manolo Bacalhao, e as poesías de Pedro Campos e Fernando Naveiras. A piques estiven de asinar no Libro de Clientes Ilustres, pero vendo o que alí de agudo e profundo escribiran tantos outros, a miña natural modestia e condición impediumo. Para compensar, a destemida Antía apuntou un poema que mesmamente merecera ser seu, pero que era de Celso Emilio, creo. Karlotti achégase a saudar, e eu fago as presentacións correspondentes.


   Todo quedou moi ben. Aínda houbo espontáneos que nos agasallaron con chanson e música de ukelele, ou así.


CUATRO CALAS EN LA EXPRESIÓN POÉTICA SALVAJE III

Ola rapaces! 
Xa preto do final de curso vou dando saída as cousiñas pendentes. Ao meu buzón chegaron as fermosas palabras da poesía salvaxe. Emilio continúa coa súa crónica (e van tres).

Viernes, 26

   18:30. La cosa tenía que empezar en Canido, a la sombra del cruceiro ombligo del mundo, pero la amenaza de lluvia aconsejó llevar el espectáculo teatral de La Ventanita al Ateneo. Consistió en la representación de un episodio como sacado del cine mudo, donde una moderna Eulalia, risas y desvíos, coqueteaba con dos pretendientes, Charlot y Buster Keaton (¿o era Harold Lloyd?). Muy tierno, muy naïf, sobre una música deliciosa. Nos encantó a Tere L. (vid. supra), a Ángeles Doce y a mí. 


   Después, a la Plaza de Armas. También pasaron Pilar Berrio y Laura, que se quedó un buen rato. Y por allí andaban apostados Héctor y creo que Borja y/o Miguel-G. La tarde estaba fresca, pero nos sentamos a escuchar al portugués Tiago con apoyo musical del de Eli Quartier, más al magnífico Guillermo declamando con vigor y convicción un poema suyo con acompañamiento de Karlotti (¡cras! ¡cras!, o mejor: ¡kras! ¡kras!), y otro de  Leon Felipe, porque en estos tiempos, o acaso en todos, la poesía será política o no será.





No me contéis más cuentos,
que vengo de muy lejos
y sé todos los cuentos.
No me contéis más cuentos.
Contad
y recontadme este sueño.
Romped,
rompedme los espejos.
Deshacedme los estanques,
los lazos,
los anillos,
los cercos,
las redes,
las trampas
y todos los caminos paralelos.

Que no quiero,
que no quiero,
que no quiero,
que no quiero que me arrullen con cuentos,

Que no quiero,
que no quiero,
que no quiero.

Que no quiero que me sellen la boca y los ojos con cuentos
que  no quiero,
que no quiero,
que no quiero,
que no quiero que me entierren con cuentos,
que no quiero,
que no quiero,
que no quiero,
que no quiero verme clavado en el tiempo,
que no quiero verme en el agua,
que  no quiero verme en la tierra tampoco,
que no quiero, a su ovillo, como un hilo de barba sujeto.

Quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento,
quiero verme en el viento...
quiero... ¡quiero!... sueño... ¡sueño!
Soy gusano que sueño... y sueño
verme un día volando en el viento.

Vídeo de YouTube












CUATRO CALAS EN LA EXPRESIÓN POÉTICA SALVAJE Y IV

E con esta entrega chega ao seu final a ampla crónica de Emilio sobre a Semana da Poesía Salvaxe de Ferrol. Nela atoparedes dous gratas sorpresas. Grazas a xentileza de Karlotti e Guillermo podemos reproducir aquí (e fainos especial ilusión) a proclama da Semana e varios poemas destes dous poetas.

Viernes, 26 (y II)
   23:30 en Carteles (Sol, 139). Mariano y yo esta vez, por la causa. Ambientazo de viernes y de poesía y de copas. Poemas y lecturas de Alfredo, Xiana, Olalla, Ildefonso Rodríguez, Chefa Alonso y Cova Villegas, y Adolfo García Ortega. No sé si es por lo salvaje de las Semanas estas o por lo golfa, pero me parece que la poesia se bebe mejor de noche.
   Guillermo se sienta un rato con nosotros. Karlotti, otro rato. Procuramos charlar bajito sin molestar las lecturas, y sin mostrar desatención. Hay mucho conocido y conocida, habituales de las Semanas, aficionados a la poesía y/o al salvajismo, o simples noctámbulos finiseculares que resisten en esta década sin nombre.
   Flota en el aire viciado del viernes la queja de agotamiento,et pour cause. Es grande el trabajo de organizar todo esto, de encajar los eventos, de recibir a los participantes, y las prosaicas pero inesquivables cuestiones de intendencia. Tiene mucho mérito, teniendo en cuenta además que el ayuntamiento, desde la fácil arbitrariedad del poder, ha retirado toda subvención. Contra viento y marea, se ha conseguido el dinero en estos tiempos de hambre aguzando el ingenio, apelando al apoyo civil de los amigos, ferrolanos, compatriotas, a la solidaridad de los aficionados, de los admiradores, de los cofrades, de los compadres, de todos. Gracias a las musas, ha salido bien.

   Mañana todo el día habrá más cosas, músicas, gestos, poemas, y como colofón aquí en Carteles, (re)fiesta final. Pero para mí, para Mariano, esto es el verdadero fin de fiesta de la VI (y sin haberlo intentado, me ha salido un pareado: todo se pega, menos la hermosura). Mañana toca descansar, y eso que la lectura de Cirlot por Javier Semprún apetece mucho. Recuerdo hace dos años, en Cazadores, una dramatización de El Cuervo de Poe impresionante. Me consuela, nos consuela saber que en lugar de nevermore podemos graznareveragain, en la confianza de que el año que viene a la VIItampoco será la vencida.



Proclama:
Os poetas declaramos o estado de urxencia ante a usura e a mezquindade do poder.
A poesía vacúnanos contra a imbecilidade e o medo.
Os poetas contra a usura. A usura é o cancro do mundo, contra a servidume do diñeiro. A usura é pecado contra natura.
Canto pode custar un amencer ou un neno, canto diñeiro custa un río, un mar, un labirinto, un día de verán ou unha man, canto nos vai custar a usura. Que se pode dicir co diñeiro que non sexa árida area, que deserto diredes que vén agora. En cantos idiomas querémosnos/querémonos, sóbrannos os idiomas para nomear a impostura, a usura ocupa o lugar das flores e os paxaros non cantan xa a primavera. Dá vergonza vivir na escombrera da usura, na escoria  financeira apágase a luz das estrelas e as palabras tremen de vergonza. A luz enche a terra de recordos pero a usura fai estalar a nosa memoria, a dor do diñeiro chama á morte. Naceremos sen mans, a cobiza cortaranos as mans e  cemiterios de usura serán as nosas cidades. Pero quédanos a palabra: a usura é pecado contra natura.

A usura é o mundo ao revés, no mundo da usura os lobos son os bos.

Usura obriga a pedir perdón por ser pobres. A pedir perdón por vivir. A usura parece querer dicirnos: somos especialistas en gaiolas, si non temos a súa gaiola farémoslla mentes espera. Témolas tan discretas que vostedes apenas as notan, tamén as temos para discapacitados e para soldados mortos. Temos unha gaiola para cada un. A usura chámalle á humillación asistencia social, á mentira liberdade de expresión, ao converternos en cousas nivel de vida, ao despedimento reconversión, a volvernos tolos chámalle higiene mental, ao roubo economía nacional, ao espectáculo da confusión chámanlle publicidade e a tiranía democracia.

A usura traballa con eficacia, imponnos necesidades artificiais, abarrota a nosa vida de armatostes, acumula coñecementos para unha tecnoloxía subornada. A ciencia dedícase a estudar canto tempo quédalle ao planeta, porque é cuestión de tempo que haxa que abandonalo, que haxa que deixarllo aos miserables. A usura non deixa que sexamos felices, fainos insolidarios e non nos sentimos queridos e enchémosnos/enchémonos de odio.

Os poetas contra a usura. A usura é o cancro do mundo, é pecado contra natura.

Queridos amigos e amigas, compañeiros e compañeiras, aquí e hoxe, ignoramos aos malditos administradores da miserable abundancia. Saudámosvos un abril máis, un novo abril de cravos como puños.

O inverno foi longo, duro, frío... pero chegou a primavera, inevitable e xenerosa, encarnada de presentes cheos de porvir.

O duro inverno tamén é aliado dos que resistimos a adversa e estéril usura.

Sacámoslle partido, dános tempo para pensar, para atopar os nomes, para saber das raíces de tanta ignominia, de tanta falacia. Ábrenos o tempo da lumbre, dos fogares acesos, o tempo das longas conversacións nas súas longas noites, onde a tenrura e a pedra, a rama espida e o silencio, fecundan baixo as ardentes neves, a sementes que  hoxe magníficas e furiosas énchennos de esperanza.

A poesía mece o mundo e fai do aire o colo dos voos.

Subpáginas (1) CONSEJOS DE ITHA K.
Comments